viernes, 25 de noviembre de 2016

Cómo hacer Hidromiel en casa



Está tan de moda lo del "házlo tú mismo" o el "do it yourself", más conocido por DIY, que casi sin darnos cuenta, nos vemos inmersos en un montón de experiencias nuevas que en ningún momento nos habríamos imaginado que captarían nuestra atención.
Como ejemplo, lo de hacernos el pan en casa o ¡elaborar nuestra propia cerveza! ¿Quién me iba a decir a mí, que no me gusta la cerveza, que terminaría preparando mi propia cerveza? ¡Y que, además, me guste!

Pues... ¡hemos llegado más lejos! ¡Hemos hecho nuestra propia hidromiel!


Seguro que te suena "hidromiel" a libros y películas de fantasía (aparece en Juego de Tronos, en El señor de los anillos y hasta en Harry Potter, además de en muchos otros), pero lo que seguro no sabes es que se cree que, en la vida real, fue precursora de la cerveza y que fue consumida por griegos, romanos, celtas, vikingos... Algunos personajes históricos, como Julio Cesar, hicieron de ella su bebida preferida.

Curioso, ¿verdad?

Y, ¿qué es, exactamente, la hidromiel?
La hidromiel es una bebida alcohólica resultante de la fermentación de la mezcla de agua y miel. Puede tener distintas cantidades de alcohol, entre  5 º y 15 º (¡buena graduación, por cierto!), y su sabor, dependiendo de qué receta se utilice, variará de más a menos dulzón.

Lo mejor es que veas en este vídeo cómo preparamos la hidromiel, para que te vayas haciendo una idea de todo el proceso. Y, como complemento al vídeo, también deberás leer la explicación detallada que te dejo más abajo.



Importante: Aún no hemos completado el proceso de elaboración de la hidromiel, de hecho, ahora mismo, sigue fermentando. ¡Esperamos que pronto esté lista para embotellar!
A medida que vayamos avanzando, os iremos dejando toda la información tanto en vídeo como en texto.
De momento, disfrutad del vídeo y de nuestra receta de hidromiel. ¡Si estás animado a prepararla, no pierdas detalle en las próximas semanas de nuestros avances!



(Para 20 litros de hidromiel, aproximadamente)

- 14 litros de agua mineral
- 6 kg. de miel (yo he utilizado Miel de Luna de miel que, además de ser una miel natural muy rica, ofrece un formato económico y su envase es muy práctico)
- 11 gr. de levadura especial para cerveza o vino (yo he utilizado Levadura Danstar BRY-97. Si utilizáis otra, prestad atención a las instrucciones del fabricante)

* ¿Quieres probar con menos litros? Reduce las cantidades de todos los ingredientes de forma proporcional (si quieres hacer la mitad, tendrás que utilizar la mitad de todos los ingredientes)

UTENSILIOS NECESARIOS:

- Olla o cacerola con capacidad para unos 8 litros (si vas a preparar menos cantidad de hidromiel, podrás hacerlo en una más pequeña)

- Espumadera, cazo o cuchara (para remover y desespumar)

- Termómetro

- Cubo fermentador con capacidad suficiente para los litros que quieres preparar, en mi caso, con capacidad para unos 20 litros. El cubo fermentador debe estar provisto de tapa y de airlock (la válvula que permite que salga el dióxido de carbono e impide, al mismo tiempo, que entre oxígeno)

- Paleta oxigenadora

- Tubo de catas, para medir la densidad y el sabor.

IMPORTANTE: Todos los utensilios que vayan a ser utilizados en el proceso de elaboración de la hidromiel, deben ser limpiados previamente para evitar posibles contaminaciones.


Os dejo, aquí arriba, un enlace a un kit completo que lleva todo lo necesario para preparar vuestra primera cerveza en casa. Contiene todos los utensilios que necesitaremos para preparar hidromiel y podrás utilizarlos, tanto para cerveza como para hidromiel, la veces que quieras.


- Pondremos a calentar dos litros de agua mineral en la cacerola, o olla, que vayamos a utilizar. Tenemos que hacer hervir el agua.

- Mientras tanto, llenaremos un vaso de agua mineral (200 ml.) y lo meteremos, durante un par de minutos, en el microondas para que hierva también. Después, lo cubriremos con papel film, o aluminio, y lo reservaremos hasta que su temperatura baje de 25 ºC, momento en el que podemos añadir el sobre de levadura. No la mezcléis con cuchara, hacedlo agitando directamente el vaso. (Podéis ver este paso en el vídeo). Lo taparemos nuevamente y reservaremos hasta el final.

- Volvemos a nuestra cacerola de agua que, seguramente ya habrá entrado en ebullición. Si es así, es el momento de añadir la miel sin dejar de remover al mismo tiempo.

- No dejaremos de remover la mezcla de agua y miel hasta que ésta comience a hervir. Tendremos que dejar que hierva durante 30 minutos aproximadamente, en los cuales iremos retirando toda la espuma que se cree en la superficie.

- Pasada la media hora en que la miel y el agua han estado hirviendo y, estando ésta bien "desespumada", verteremos la mezcla en el cubo fermentador.

- Añadiremos también lo que reste de los 14 litros de agua. Si os fijáis en el vídeo, lo hacemos desde más arriba, de esta forma oxigenamos la mezcla.
Sería recomendable que el agua estuviese bien fría para bajar la temperatura de la mezcla más rápido.
Tenemos que conseguir que la mezcla de agua llegue a los 25 º C  o un poco por debajo para poder añadir la levadura que hemos diluido previamente.

- Con la paleta oxigenadora (una paleta con agujeros en medio que forma parte del Kit) agitaremos la mezcla para que se oxigene y, al mismo tiempo, ayuda a bajar la temperatura.

- Iremos comprobando la temperatura con un termómetro. Como ya he escrito más arriba, la temperatura de la mezcla no debe superar los 25 º en el momento de añadir la levadura.

- Cuando hayamos conseguido la temperatura óptima, verteremos la levadura y, sin remover, cerraremos la tapadera con un airlock incorporado.

La pregunta del millón... ¿qué es un airlock?

Es una válvula que se coloca en el fermentador, con agua dentro, y que permite que el dióxido de carbono y otros gases producto de la fermentación salgan hacia fuera, impidiendo al mismo tiempo la entrada de oxígeno y evitando posibles contaminaciones por bacterias.

Si probáis en este momento la mezcla de agua y miel (aún no es hidromiel) comprobaréis que sabe a eso... ¡A agua dulce!. Con el paso del tiempo, tanto la densidad como el sabor irán cambiando. Eso lo iremos comprobando cada semana hasta que esté lista.

Y, de momento hasta aquí os puedo contar... Nuestra hidromiel lleva aproximadamente 20 días fermentando... ¿Cuánto más tardará? ¡Atentos a esta entrada que iré actualizando a medida que vayamos avanzando!

Proximamente, ¡catamos la hidromiel!: hablaremos sobre la densidad que tiene que alcanzar y sobre sus cambios de sabor.

2 comentarios :

  1. Mi familia siempre ha tenido colmenas, y hemos probado la miel de todas las maneras pero nunca se nos había ocurrido algo así. Te felicito por la idea. Seguro que lo probamos!

    ResponderEliminar

Cuéntame aquí que te parece mi publicación. ¿Te gusta? ¿No te gusta? ¿Quieres aportar cosas nuevas? Este es el lugar adecuado donde plasmar todo aquello que te sugiera mi blog.
Muchas gracias por hacer que este pequeño riconcito siga creciendo, sin ti no tendría sentido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...