martes, 8 de febrero de 2011

Imprescindible para repostería.


     Las ventajas de la respostería hecha en casa son muchísimas; lo primero porque es más sana y además conocemos la calidad de los ingredientes que utilizamos. Por otro lado, porque el aroma que impregna la cocina de nuestra casa después de haber elaborado un bizcocho, o después de hacer un chocolate, jamás lo experimentaremos en los productos de repostería que compramos ya hechos.
    También nos permite dejarnos llevar y crear nuestras "pequeñas obras de arte" propias; y lo gratificante que es cuando los resultados son buenos.

     La opción de hacer repostería en casa requiere que en nuestra despensa no falten determinados productos. Entre los que no pueden faltar, están los siguientes:
- Azúcar.
- Harina.
- Mantequilla.
- Huevos
- Levadura.
- Leche.

     Por otra parte, es aconsejable tener a mano:
- Frutos secas y semillas.
- Fruta.
- Levadura seca.
- Hojaldre congelado.
- Nata batida.


     Pero,... ¿qué ocurre cuando de repente nos damos cuenta que hay un ingrediente del que no disponemos en ese momento? Que no cunda el pánico.
     Es intersante saber que ciertos ingredientes pueden ser sustituídos. A continuación os explico como podemos seguir adelante con nuestra receta, sustituyendo ese producto que nos falta:

- Levadura: Sí lo que estamos trabajando es una masa batida, se puede prescindir de la levadura batiendo los huevos hasta lograr una espuma espesa. De esta forma, el aire actúa de fermento.
- Azúcar glass: Si disponemos de un molinillo de café, podemos moler en él azúcar común hasta que consigamos un polvo fino.
- Lácteos. Los lacteos son los que menos problemas ofrecen puesto que pueden sustituir unos por otros sin problema, siempre que respetemos las cantidades.
- Aromas. Cuando en una receta se necesita utilizar algún tipo de aroma, éste bien puede eliminarse de la receta o sustituirse por otro que tengamos en casa.
- Frutos secos y semillas: hay que tener en cuenta que unos tienen sabores más intensos que otros. Por ejemplo, las nueces y las avellanas tienen un sabor más fuerte, mientras que las almendras y los piñones son más finos. Teniendo en cuenta ésto, podemos sustituirlos sin problemas.
- Frutas: En lugar de fruta fresca, podemos utilizar fruta en conserva (ésta debe escurrirse bien) y además debemos fijarnos si la fruta en conserva es en su propio jugo o en almíbar (en éste caso la cantidad de azúcar es alta).

Estas son sólo una nociones básicas, pero no por ello debemos perderlas de vista. Os las dejo por si pueden seros útil.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Cuéntame aquí que te parece mi publicación. ¿Te gusta? ¿No te gusta? ¿Quieres aportar cosas nuevas? Este es el lugar adecuado donde plasmar todo aquello que te sugiera mi blog.
Muchas gracias por hacer que este pequeño riconcito siga creciendo, sin ti no tendría sentido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...