martes, 17 de marzo de 2015

Bizcocho de limón y cardamomo, con limón confitado y chocolate



El cardamomo no es sólo para el Gin-tonic...
Seguro que más de uno lo conocéis ya, pero también hay quien no ha oído hablar del cardamomo. Tampoco creáis que yo lo conozco de toda la vida...
El cardamomo es una hierba de la cual sólo se utilizan sus semillas y que es muy apreciado en la gastronomía de diferentes lugares del mundo. Por ejemplo, en la India se suele utilizar para dar un toque picante a las recetas de arroz, y en los países escandinavos se utiliza en la repostería. En otros países se utiliza en infusión o para aromatizar el café.
La cuestión es que ni su aroma ni su sabor dejan a nadie indiferente. La última moda, que lo ha hecho más conocido, es la de añadir tres o cuatro semillas al gin tonic. Y por esta razón, os será más fácil encontrar cardamomo en el súper ya que suelen tenerlo cerca de la sección de bebidas alcohólicas, entre los ingredientes para preparar cócteles. También podéis encontrarlo en tiendas especializadas en productos asiáticos y herboristerías.


Compré hace tiempo las dichosas semillas, esas que tienen el armario donde las guardo aromatizado como si de un ambientador se tratase (buena idea la de usarlas como ambientador casero), y no las había utilizado (bueno sí, para los gin tonics), así que ya era hora.
Para probar, se me ocurrió preparar este bizcocho cuyo resultado es el de un bizcocho con un marcado sabor a limón, ácido, con el perfume y el sabor tan peculiar del cardamomo, y con la chispa que le aporta un poquito de jengibre molido y canela. Para rematar, lo cubrí de chocolate con leche y decoré con unas rodajas de limón confitadas.


¡Ah! y para agradeceros la paciencia de leer esta larguísima entrada, justo después de la receta os enseño cómo envolver un bizcocho para regalarlo y que quedéis como reyes.

Para el bizcocho:
- 4 huevos M
- 360 gr. de harina de trigo
- 180 gr. de azúcar
- 160 ml. de aceite (yo siempre pongo a los bizcochos aceite de oliva suave, pero podéis poner aceite de girasol)
- 100 ml. de zumo de limón
- 1 sobre de impulsor químico (más conocido como levadura Royal)
- 4 vainas de cardamomo
- 1 cucharada de postre de jengibre molido
- 1 cucharada de postre de canela en polvo
- 1 tableta de chocolate con leche de cobertura
- Azúcar glasé
- Rodajas de limón confitadas
Para la confitura de limón y naranja:

- Rodajas de limón y rodajas de naranja, con piel.
- Peladuras de naranja y limón.
- Azúcar
He preparado este bizcocho en la panificadora, pero esta misma receta es apta para hacerla en horno a la manera tradicional.
En primer lugar, abriremos las vainas del cardamomo y extraeremos las semillitas negras de su interior. Las pondremos en un mortero y las machacaremos para que no se perciban al comer el bizcocho y desprendan todo su sabor y su aroma.
Batiremos los huevos con el azúcar, hasta que éstos doblen su volumen. Añadiremos el aceite, el zumo de limón, las semillas de cardamomo, el jengibre y la canela, y lo mezclaremos.
Por otro lado, mezclaremos la harina con el impulsor químico, y lo añadiremos a la mezcla anterior. Lo mezclaremos todo bien, de forma que no queden grumos de harina en la masa. Podéis ayudaros de unas varillas eléctricas, la batidora o, si no tenéis ninguna de éstas, a mano con una cuchara.
Es curioso ver, como el impulsor reacciona y produce burbujas en la masa.
- Si lo vais a hacer en panificadora: Pondremos la masa en la cubeta de la panificadora, sin palas, y seleccionaremos el programa de sólo horneado que dura aproximadamente una hora. De momento, no he hecho ningún bizcocho que haya necesitado más o menos tiempo de horneado en la panificadora. No obstante, no está de más que lo observéis por si vuestra máquina necesitase más tiempo, o menos. Cuando suene la maquinita, el bizcocho estará hecho. Mi cubeta es nueva y no se pega nada, pero podéis engrasar previamente la cubeta. 
- Si lo vais a hacer en el horno: Elegiremos un molde de tamaño medio, lo engrasaremos y enharinaremos, y pondremos la masa en él. Lo meteremos al horno, previamente precalentado, a 180 º C. aproximadamente durante unos 40 minutos. Como siempre os digo en el caso de la repostería, cada horno en un mundo y es conveniente que estéis pendientes de como se va cocinando el bizcocho. La única recomendación que os hago es no abrir el horno hasta que no haya trascurrido, al menos, la mitad del tiempo establecido. Podéis pincharlo con un palillo para ver si está hecho.

Una vez que tengamos el bizcocho listo, lo dejaremos templar, antes de desmoldarlo, sobre una rejilla. Y una vez desmoldado, esperaremos a que esté completamente frío.

En cuanto a la confitura de limón y de naranja, podéis prepararla mientras el bizcocho se cuece. Así, a la hora de cubrirlo y decorarlo lo tendréis todo listo.
Cortaremos rodajas de naranja y rodajas de limón (si tienen pipas, se las quitaremos). Si tenéis peladuras de naranja o limón, también podéis utilizarlas. Las pondremos en una cacerola al fuego, cubiertas de agua, y dejaremos que hiervan unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, tiraremos el agua y volveremos a repetir la operación de cubrirlas de agua, dejarlas hervir otros 10 minutos y después tirar el agua. De esta forma, eliminaremos parte del amargor de la parte blanca de la piel de los cítricos.


Pesaremos las rodajas y las peladuras (escurridas) y las pondremos en una cacerola con el doble de su peso en azúcar y con agua, lo justo para cubrirlas.
Lo pondremos al fuego, en un primer momento a fuego fuerte y cuando comience a hervir lo bajaremos al mínimo. Cuando observéis que buena parte del agua se ha evaporado y comprobéis que el agua que queda está más denso, tipo almíbar, será el momento de retirarlo.

Aprovecharemos parte del almíbar para calar el bizcocho, y esperaremos a que éste lo absorba para cubrirlo después con chocolate.


Es fácil fundir el chocolate en el microondas, pero también es fácil que se queme si no estamos pendientes. Si seguís estas instrucciones lo fundiréis rápido, fácil y sin problemas. Lo trocearemos, lo pondremos en un recipiente apto para microondas y lo pondremos a máxima potencia en intervalos de unos 20 segundos, entre los cuales lo moveremos con una cuchara. Repetiremos esta operación, hasta que esté fundido.
Pondremos el bizcocho sobre una rejilla e iremos vertiendo el chocolate sobre el bizcocho.
Para terminar, le pondremos unas rodajas de limón confitadas por encima y lo espolvorearemos con azúcar glasé. 

Envolver un bizcocho como éste es sencillo y, además si es para regalo, queda muy vistosa la presentación. Necesitaremos: Papel de estraza, papel film o papel de aluminio, y cordel.
En primer lugar forraremos los laterales y la base del bizcocho con papel de aluminio o papel film, para que el bizcocho no manche el papel de estraza con el que lo vamos a cubrir. 
Cortaremos el papel de estraza necesario, contando con lo que mide la base del bizcocho, sus laterales y unos cuantos centímetros más para que sobresalga el papel como en la foto. Pondremos el bizcocho en el centro del papel recortado y subiremos el resto de papel hacia arriba para cubrir los laterales. Doblaremos el papel en las esquinas del bizcocho y sujetaremos el papel con ayuda de una tira de cordel.
Yo le dí dos vueltas de cordel, y lo até con un nudo. Podéis atarlo en forma de lazo o como más os guste.


Es una forma rústica de presentarlo, pero muy bonita y que queda mucho mejor que el típico plato que tenemos en casa con papel de aluminio por encima. ¡No hay color!
Y vosotros, ¿cómo ponéis monos los bizcochos que regaláis? 


8 comentarios :

  1. Divina imagen la que acabo de ver y todavía sin desayunar que estoy, imaginaté lo que he sentido al verlo, vamos que babeo a tope. Que rico bizcocho!! Besotessss

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo una bolsita de cardamomo desde hace un tiempo que aún no la he usado, y me ha gustado mucho este bizcocho...así que...lo mismo me animo a ello!! Se ve muy rico!! Bs.

    ResponderEliminar
  3. Madre mia como tiene que estar! parece delicioso!

    ResponderEliminar
  4. esto digo yo q tiene q estar muy malo, no???? se ve solo con ver la foto... jejejeje esto tiene q estar de muerte!!! vaya pintaza mas rica q tiene

    ResponderEliminar
  5. Bufff! Me encanta el cardamomo, el limón y el chocolate. Vamos que me gusta tu bizcocho a rabiar. Besos.

    ResponderEliminar
  6. WoW, que de sabores tiene ese bizcocho!!!! Tiene que ser la caña!!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir, me parece una receta estupenda!!

    ResponderEliminar

  8. pug puppy for sale illinois,pug puppies for sale wa,pug puppies for sale south yorkshire,pug puppies for sale near 91331,cheap pugs for sale,pug puppies for sale near me,pug puppies for sale under 500,pug for sale near me,pug puppy for sale,pug puppy,pug for sale,pug puppies for sale in pa,pugs for sale,pug puppies for sale,teacup pug puppies for sale
    Pug Puppies for Sale Under $500 Near Me
    pug puppies for sale in texas
    pugs puppies for sale
    pug puppies for sale in pa
    pug puppies for adoption in pa

    ResponderEliminar

Cuéntame aquí que te parece mi publicación. ¿Te gusta? ¿No te gusta? ¿Quieres aportar cosas nuevas? Este es el lugar adecuado donde plasmar todo aquello que te sugiera mi blog.
Muchas gracias por hacer que este pequeño riconcito siga creciendo, sin ti no tendría sentido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...